Adultos mayores logran vacunarse con jóvenes de 18 a 29 años en León Pasar al contenido principal
+
Próximos 5 días
Pronóstico en video

Adultos mayores logran vacunarse con jóvenes de 18 a 29 años en León

Por solidaridad el señor decidió esperar hasta que su esposa se recuperara para acudir juntos.

Don Antonio es un adulto mayor de 60 años que a lo largo de la pandemia no se ha contagiado del covid-19, sin embargo, cuando llegaron las vacunas para los de su grupo de edad prefirió no ir para esperar que su esposa Juana se recuperara.

Ella sufrió un accidente en su rodilla que la dejó incapacitada para caminar poco antes de que llegaran las primeras dosis a la ciudad de León, lo que le impidió acudir a esa jornada y posteriores además del temor.

Me caí y me lastimé una rodilla, no podía ir a esas otras sesiones por lo mismo de la lastimada de la rodilla, ahorita no siento nada con el piquete, estoy mareada nada más y dolor en el brazo.

Su marido no le quedó de otra que esperarla para no dejarla sola en la jornada de vacunación, y una vez logró recuperarse, aprovechó esta jornada para ser inmunizados juntos.

En cierta forma porque ella no se podía vacunar y la voy a esperar a que se recupere para ir juntos, más que nada eso la pura solidaridad.
Don Antonio.

Así como ellos, hay varios adultos mayores que por alguna otra circunstancia no lograron acudir en sus respectivas sesiones, ya sea por enfermedad, falta de información o simple temor a los efectos secundarios, por ejemplo el caso de Felipe Salazar y su esposa María Rosa, quienes expresaron haber sentido temor a la vacuna desde que llegaron al país.

Fue hasta ahora que se armaron de valor y acompañados por su hijo, aprovecharon que esta sería la última jornada para recibir la protección contra el virus del SarsCov2.

Nos animamos y mejor dijimos que hay que ir de todos modos, ya mejor preferimos de una vez, nos daba miedo, como yo estoy muy complicada de las enfermedades, pues ya me animé mejor ya.

Tras la vacuna, expresaron sentir efectos secundarios leves, como mareo y un poco de ansiedad por la espera de algún síntoma.