Pasar al contenido principal
+

Próximos 5 días

Pronóstico en video

"Nunca invitaremos a Trump a México", dice Marcelo Ebrard

El secretario de Relaciones Exteriores defendió la posición del gobierno de Andrés Manuel López Obrador de no contestar a los insultos del presidente de Estados Unidos.

MÉXICO.- “Nosotros nunca invitaremos a Trump a México”, dijo el secretario de Relaciones Exteriores, Marcelo Ebrard, y defendió la posición del gobierno de Andrés Manuel López Obrador de no contestar a los insultos del presidente de Estados Unidos.

En una entrevista, el canciller defendió la decisión del Presidente de enviar una carta al gobierno de España exigiendo disculpas por la Conquista pero mantuvo la postura de México de no contestar las amenazas de Trump de cerrar la frontera.

​“El gobierno de Peña Nieto lo invitó en campaña, nosotros no hemos hecho eso ni lo haremos nunca. Nosotros estamos defendiendo los intereses de México de la manera que mejor creemos”, señaló.

Al ser preguntado por la tibieza del Presidente, quien en campaña prometió“ dar una respuesta a cada tuit de Trump”, Ebrard puntualizó que “no es callar, es no seguir la misma estrategia que te quiere imponer el presidente de Estados Unidos”.

El secretario reconoció que la relación entre México y Estados Unidos es “difícil” por el discurso y las prioridades del gobierno republicano, aunque aseguró que “no hay riesgos a corto plazo”.

“Con el discurso y las prioridades que él tiene, tiende a ser difícil. No se puede decir que tenemos la relación más cercana con Estados Unidos”.

Respecto a la amenaza de cerrar los cruces fronterizos, el canciller dijo que sería algo difícil de implementar y costoso para Estados Unidos en términos económicos por la afluencia que tienen las garitas en la frontera.

​Por otra parte, Marcelo Ebrard añadió que la política de migración anunciada hace unos días por la secretaria de Gobierno, Olga Sánchez Cordero, crea diferencias con Trump por la posición esencial de México de “no tener un flujo migratorio no documentado, donde las personas estén en la más precaria situación en el país”.

“La política migratoria de México difícilmente le va a gustar al presidente de Estados Unidos”, remarcó.