Pasar al contenido principal
+

Próximos 5 días

Pronóstico en video

Volábamos sin salvavidas ni oxígeno: sobrecargo de Global Air

La ex empleada reveló que en ocasiones ella y sus compañeros se hacían cargo de los gastos de combustible o de los servicios que se ocupaban.

Volábamos sin salvavidas ni oxígeno: sobrecargo de Global Air. | FOTO: ESPECIAL

CIUDAD DE MÉXICO.- Durante los tres años que Myrna Díaz trabajó como sobrecargo en Global Air voló en aviones a los que les faltaban toboganes de emergencia, chalecos salvavidas y oxígeno y, aún así, pasaron las inspecciones de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT).

En noviembre de 2016 Myrna advirtió a una inspectora de la SCT sobre las deficiencias en las que trabajaban ella y sus compañeros con Aerolíneas Damojh.

-¿Se sorprendió cuando supo del accidente en Cuba?

"Claro que no".

Su respuesta es firme. Entre 2013 y 2016, Myrna sobrevivió a más de un aterrizaje violento.

"Se salía el agua de las pocetas del baño en cada aterrizaje y despegue, volábamos con el mínimo, a veces hasta con un tobogán nada más, sin chalecos salvavidas, sin tanques de oxígeno, teníamos que cooperarnos entre nosotros hasta para pagar el servicio de las escaleras, combustible o cosas así, limpiar el avión, eso sin contar que te manejaban a través de los viáticos", dice en entrevista para MILENIO.

Otras prácticas habituales de Aerolíneas Damojh, según Myrna, era volar sin la cantidad de combustible necesaria, no capacitar al equipo de sobrecargos en tiempo y forma y, en los tres años que ella laboró en esa empresa, era común no saber a dónde irían ni por cuanto tiempo.

Aviones sin mantenimiento

La empresa, creada en Guadalajara en 1990 y que opera desde el Aeropuerto Nacional Capitán Rogelio Castillo, en Celaya, Guanajuato, arrienda sus aviones a aerolíneas como Easy Sky, Sudamericana, Cubana de Aviación, entre otras, pues funciona como ACMI-WET, es decir, renta sus vehículos con todos los servicios de equipo de pilotos, sobrecargos y mantenimiento.

Sin embargo, el mantenimiento era deficiente.

Explica además que si un avión se descomponía, a veces los mismos empleados pagaban por solucionarlo o esperaban días o hasta un mes para recibir alguna refacción y la empresa no respondía por ello si estaban en otros países, por lo que era común dormir dentro de los aviones y compartir la comida.

"El señor Manuel (Rodríguez Campo, dueño de la empresa) sabe, sabía y siempre ha sabido perfectamente qué es lo que falta, pero por comprar piezas robadas o 'conseguidas' o como les quieran llamar, pues compraba lo barato, lo chafa, y pues imagínate", señala.

Uno de los aterrizajes más violentos que vivió Myrna fue en el aeropuerto de Toncondín, en Honduras, durante la gira Licenciado Cantinas que hizo el cantante español Enrique Bunbury en 2014.

"Sentimos una especie de desplome, como cuando te vas a ir en picada,fue muy brusco, obviamente los pasajeros no deben saber, llegamos todos como el papa: besando el piso, porque aterrizamos, pero en un momento dado sentimos que no aterrizábamos", relata.

Esta no fue la única ocasión, pero sí la que más recuerda y explica que esto sucedía porque los aviones solían volar con peso extra y que a la hora de hacer la carga no se realizara un balance de la aeronave antes de despegar, "no se realizaban los procedimientos como debían".

-¿Por qué trabajaban en esas condiciones?

"No todos nos atrevemos a hablar porque sí como me han dicho muchos compañeros que aún están ahí, que no pueden hablar, están sujetos a lo poco que les dan, a lo que tienen, a lo que ganan y dependen de ellos hijos y otras personas".

Global Air no notificó formalmente a Myrna si la habían despedido o no.

Fue después de meses de no ser llamada a vuelos que la sobrecargo, quien aún cuenta con sus identificaciones y uniforme vigentes, acudió a la Junta de Conciliación y Arbitraje para denunciar.

En enero de 2017, la sobrecargo demandó a Aerolíneas Damojh y al propietario de la empresa, Manuel Rodríguez Campo, por el pago de salarios caídos, inscripción al IMSS e Infonavit.

Su expediente 31-2017, aún está abierto en la Junta Especial 3 Bis y Rodríguez Campo está llamado a comparecer el 27 de junio de este año.